Información de interés del Bautismos

En la medida de lo posible, a quien va a recibir el Bautismo se le ha de dar un padrino, cuya función es, junto con los padres, la de presentar al niño que va a recibir el Bautismo y procurar que después lleve una vida cristiana congruente con el Bautismo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al mismo.

Téngase un solo padrino o una sola madrina, o un padrino y una madrina.

Para que alguien sea admitido como padrino, es necesario que:

– Haya sido elegido por quien va a bautizarse o por sus padres y que tenga capacidad para esta misión e intención de desempeñarla;

– Haya cumplido dieciséis años, a no ser que el Obispo diocesano establezca otra edad, o que, por justa causa, el párroco o el ministro consideren admisible una excepción;

-Sea católico, esté confirmado, haya recibido ya el santísimo sacramento de la Eucaristía y lleve, al mismo tiempo, una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir;

– No sea el padre o la madre de quien se va a Bautizar.