En Dios confío y no temo

Seguimos preocupados por tanta gente que sufre. Tanto los enfermos como los familiares. Recemos todos los días la oración a María que ha hecho el Papa Francisco.


Y lo dicho si sabéis de alguna necesidad no dejéis de decirlo. En Dios confío y no temo.