Seguimos pidiendo que en esta situación de incertidumbre crezca en nosotros la confianza en Dios Padre, acompañados por Jesucristo, presente en la Iglesia y animados por el Espíritu Santo